hipotecas baratas

 

Una de las dudas más frecuentes, que elabora una persona sin una capacitación hipotecaria suficiente, cuando procura un préstamo hipotecario para adquirir una casa, es si las hipotecas baratas existen. Muy relacionada con esta duda, está la de saber si el préstamo hipotecario que se ha contratado es bueno, competitivo, si se ha atinado con el banco.

La primera cosa que hay que saber, es que no hay un único préstamo hipotecario asequible, puesto que hay entidades que ofrecen financiación con exactamente las mismas condiciones. Por otro lado, quizás la hipoteca que nos hayan concedido sea la más competitiva dado nuestro perfil económico y garantías aportadas, a pesar de que en el mercado se comercialicen préstamos mejores.
Por consiguiente, contestar al interrogante, de si hemos contratado la mejor hipoteca, siempre y en todo momento será complicado.

 

hipotecas baratas

 

Las hipotecas a nuestro alcance

Aparte de que no todos y cada uno de los bancos, ofrecen las condiciones hipotecarias de forma alcanzable al público por norma general, existe la posibilidad de lograr ventajas si sabemos y podemos negociar; además de esto conforme la oficina del mismo banco que visitemos, podemos lograr condiciones hipotecarias diferentes. Y por último, nuestra situación laboral, nuestro nivel de ahorros, los avalistas que podemos aportar y demás condicionantes personales y económicos, determinan las hipotecas del mercado a las que podemos acceder.

En consecuencia, de la misma manera que cuando hacemos la declaración del IRPF no podemos fijarnos en lo que le devuelven al vecino para saber lo que tributaremos, tampoco la hipoteca del vecino necesariamente es equiparable a la nuestra.

De qué forma saber si hemos contratado una buena hipoteca

Si tenemos claro, que cada familia y también hipoteca es un mundo, comprenderemos que lo que ahora vamos a explicar es una generalización que puede no ser aplicable a todos y cada uno de los casos. No obstante, sí hay peculiaridades del préstamo hipotecario a examinar para valorar la operación.

 

 

hipotecas baratas

 

Diferentes finalidades, diferentes hipotecas baratas

Primeramente, hay que distinguir la oferta hipotecaria conforme la finalidad: compra y venta de una primera residencia, una segunda vivienda, una subrogación o cambio de banco, o bien una reunificación de deudas. Cada finalidad tiene una financiación en condiciones muy, muy diferentes, siendo las mejores las del cambio de banco y la adquisición de la residencia frecuente.

Usar comparadores de hipotecas, nos va a ayudar a hacernos una idea de la oferta en todas y cada finalidad, aunque dada la opacidad de la oferta hipotecaria y los intereses de tipo comercial de muchos de estos comparadores, no queda otra que ir a especialistas hipotecarios o bien negociar personalmente con los bancos.

Comisiones

Una hipoteca barata, no va a tener comisiones ni de apertura, ni de estudio ni de desistimiento (cancelación parcial o bien total). En muchas ocasiones, nos fijamos en la cuota inicial sin examinar primero peculiaridades tan esenciales como las comisiones, que encarecen la cuota a lo largo de treinta o bien cuarenta años; por pocos euros que representen por mes, al final de los años son miles.

 

 

 

Este es el momento de encontrar con facilidad unas hipotecas baratas, la problemática de los mercados a causa del Covid obliga al sector bancario a suavizar sus beneficios.

 

 

 

 

hipotecas baratas

 

Hipotecas baratas y los productos vinculados

Esencial así mismo, es que no lleve seguros auxiliares, planes de pensiones obligatorios o bien cualquier otro producto financiero que no nos interese. Hay escrituras de préstamo hipotecario, que contemplan cláusulas de bonificación del tipo de interés en función de los productos contratados o bien vinculación mantenida con el banco. En muchas ocasiones, el sobrecoste del seguro o bien la poca rentabilidad del producto que nos bonifica, hace que sea más rentable no contratarlo, a pesar de no gozar de la bonificación pactada. Los seguros suelen ser más económicos, si se contratan con una empresa de seguros especializada que a través de la empresa de seguros del banco. Por lo tanto, a menos seguros y productos nos fuercen a contratar, más económica terminará siendo la hipoteca, de entrada. El único seguro obligatorio por Ley es de incendios (hogar), y no implica que debamos contratarlo con la empresa aseguradora del banco, tampoco.

Cuidado con los swaps (que no son seguros de tipo de interés, a pesar de que se han puesto con este argumentario de venta en muchas oficinas), que son costosos y no aconsejables si no comprendemos de forma perfecta el funcionamiento de las permutas financieras.

Cláusulas y estipulaciones múltiples en la escritura

Vital es, que no tenga cláusulas que empeoren la operación financiera. Por poner un ejemplo las cláusulas de suelo, que limitan el tipo de interés mínimo que nos va a aplicar el banco. De nada vale tener un buen tipo de interés variable si nos limitan la bajada.

Garantías auxiliares

Las garantías auxiliares, son un costo más a tomar en consideración. Quizás una hipoteca con un tipo de interés mayor sea preferible a una financieramente más asequible, si no nos fuerza a aportar avalistas o bien a hipotecar otro bien inmueble. A menos garantías obligatorias, mejor hipoteca contratada, ceteris paribus.

 

 

hipotecas baratas

 

El tipo de interés

El tipo de índice de referencia, es fundamental para saber si la hipoteca firmada es económica, de la misma manera que el diferencial que se le suma. En las hipotecas a tipo variable, el tipo de interés se calcula sumando al índice de referencia un diferencial. Un Euribor + 1 no se puede cotejar de forma directa con un IRPH de entidades + 1, por servirnos de un ejemplo. Hay que estudiar, cómo evolucionan en el tiempo los dos índices para poder sacar unas conclusiones.

La cuota inicial de un préstamo a tipo variable carece de importancia, en tanto que se calcula con un tipo fijo que sólo está actual el primer año o bien seis meses. No nos dejemos mentir por esta cantidad inicial de la mensualidad, para equiparar. Lo esencial es examinar diferentes escenarios de tipo de interés variable, con la evolución posible del tipo de referencia. Y es muy aconsejable tomar un Euribor (aconsejamos eludir el IRPH de conjunto de entidades por ser más costoso y problemático judicialmente) en su máximo histórico, aplicarlo a la hipoteca que estudiamos y calcular esta cuota. Si con nuestros ingresos no seremos capaces de encarar esta cuota máxima, quizá es mejor no hipotecarse o bien buscar una casa más económica.

Hay que examinar la operación en http://www.fercogestion.com/es/simulador-hipoteca/, para poder contestar al interrogante de si la hipoteca ofrece un tipo de interés TAE bajo o bien no. Leamos siempre y en toda circunstancia con atención, la oferta vinculante y el boceto de la escritura, unos días ya antes de la firma ante notario, y nos ahorraremos muchos inconvenientes futuros.

 

 

Por Jose

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *