hipotecas baratas

Las hipotecas baratas de autopromotor, están pensadas para quienes van a construirse su vivienda. Por tal razón, ofrecen alguna flexibilidad al cliente, en la medida en que tienen presente que el costo de la casa no se abona de una sóla vez, sino más bien se va pagando poco a poco.

 

hipotecas baratas

 

 

Hipotecas baratas de autopromotor con carencia

La buena nueva, es que encontrar hipotecas de autopromotor con carencia es más o menos sencillo, y que la posibilidad de aplazar pagos es más usual en este tipo de préstamos hipotecarios que en los destinados a la adquisición de una vivienda construida por un tercero. Hoy en día, Bankia, Bankinter y Triodos Bank cuentan con hipotecas de autopromotor con carencia, y siempre y en todo momento y circunstancia, tienes la opción de negociar esta cláusula con cualquier banco al que te dirijas.

 

 

hipotecas baratas

 

 

La carencia en las hipotecas baratas

Antes de comprometerte en una hipoteca con carencia, es esencial que tengas presente que estos productos tienen algunas limitaciones:

– La cuota que pagarás tras el periodo de falta será algo superior a la que tenías en un comienzo.

– El costo final de la hipoteca se incrementará, en la medida en que se extiende el plazo de devolución y, consecuentemente, los intereses que deberás abonar al banco.

– Deberás admitir gastos por la novación, esto es, por el trámite que hay que hacer para cambiar las condiciones del contrato de tu hipoteca y poder ejecutar la carencia.

– Cada entidad, puede demandarte determinados requisitos para poder pedir una carencia de hipoteca: por ejemplo, que hayas pagado ya un número de cuotas, que no te quede menos de cierto tiempo para liquidar tu deuda o que contrates más productos vinculados. También, te podría subir el interés que te cobra durante dicho periodo.

 

 

El tema hipotecario es muy amplio, no sólo existe para la adquisición de la vivienda construida, hay hipotecas baratas para que tu puedas construirte la tuya propia.

 

 

hipotecas baratas

 

¿Hay alternativas a la carencia de una hipoteca?

Desde ese momento. Entre las principales, destacan:
ampliar el plazo de una hipoteca
Esto, te ofrece la ocasión de reducir la cuota que pagas cada mes. Eso sí, esta opción alternativa tiene algunos inconvenientes. Por ejemplo, al alargar el plazo de devolución, también se incrementarán los intereses que vas a deber abonar a tu banco. Aparte de esto, para alargar el plazo vas a deber solicitar una novación de la hipoteca (esto es, un cambio de condiciones), lo que implica una serie de gastos: costos de notario y registro (bonificados por ley) y una comisión por novación que puede aplicar el banco y que tiene un límite máximo del 0,1 por ciento del capital que esté pendiente de amortizar.

 

 

hipotecas baratas

 

 

Acogerse al Código de Buenas Prácticas bancarias

Si no quieres negociar con el banco por tu cuenta, tienes la opción de acogerte al Código de Buenas Prácticas bancarias. Este conjunto de medidas, aprobado en 2.012, busca ofrecer soluciones a los colectivos más débiles, que no puedan hacer frente al pago de su hipoteca y es de obligado cumplimiento para las entidades acogidas a él. En conjunto, el Código incluye tres grandes paquetes de medidas.

El primero de ellos está destinado, precisamente, a evitar que como consecuencia del impago, se llegue a la ejecución de préstamo. La entidad podrá tomar diferentes medidas para que el cliente pueda continuar pagando la hipoteca:
– Accionar una carencia de hipoteca parcial (solo pagas intereses) durante cinco años.
– Ampliar el plazo de devolución hasta los cuarenta años, de forma que la cuota mensual se reduzca.
– En el caso de las hipotecas variables, reducir el interés a euríbor+0,25 por ciento a lo largo del periodo que dure la carencia.
Ahora bien, para poder acogerte al Código de Buenas Prácticas, el principal requisito es que estés en una situación de vulnerabilidad.

Para ello tendrás deben darse tres condiciones:
– Los ingresos de tu unidad familiar no podrán superar en tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (o IPREM).
– La unidad familiar va a deber haber sufrido una alternación “significativa” de su coyuntura económica en los últimos cuatro años, lo que se traduce en cuestiones como que el pago de las cuotas (en relación con los ingresos) se haya multiplicado por 1,5 o que se hayan producido circunstancias familiares singulares (como pasar a ser familia numerosa, monoparental con dos hijos a cargo, con un miembro con una discapacidad de más del 33 por ciento o con un menor, entre otros supuestos).
– La cuota de la hipoteca, va a deber superar la mitad de los ingresos de todos los miembros de la familia.

 

Fuente: http://www.fercogestion.com/es/simulador-hipoteca/

 

 

Por Jose

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *